Seguidores

sábado

HASTA EL FINAL


Un desahogar de olas frías
Rueda sobre la orilla
Acaso en lo perdido
De si mismo
Esté el aprendizaje
Y en el agua
El misterio
Se interroga
Una y otra vez en cada rompiente.

Así tambièn es el nacimiento
De lo viviente
Donde el paso continúa
Al arrojarse al vacío
Inaugural del llanto
Del hombre y su silencio.


*******************

victor dijo...
Es un poema precioso, Silvia y que dice nucho de nuestro misterioso andar por esta vida.
En cada rompiente de cada día nos preguntamos y quizá la respuesta está tan cerca que nos lo podemos creer: la misma vida.
Un abrazo.
Gracias por visitarme, silenciosamente :)

----------------------------
Miguel Schweiz dijo...
Silvia, he estado mirando todos tus blogs. Todos; es que tienes muchos :)

Y son fascinantes, porque tienes poesías fantásticas, no sólo íntimistas, sino lo que dedicas a esos grandes de siempre y en verso. Además de las frases que no puedes parar de leerlas cuando empiezas, ufff.

Pues me quedo en todos por los que pasaré regularmente y me he enamorado del blog de tu madre, es maravilloso. Ya le voy a poner unas letras a ella también:)

Un grna abrazo Silvia

3 comentarios:

  1. Es un poema precioso, Silvia y que dice nucho de nuestro misterioso andar por esta vida.
    En cada rompiente de cada día nos preguntamos y quizá la respuesta está tan cerca que nos lo podemos creer: la misma vida.
    Un abrazo.
    Gracias por visitarme, silenciosamente :)

    ResponderEliminar
  2. Silvia, he estado mirando todos tus blogs. Todos; es que tienes muchos :)

    Y son fascinantes, porque tienes poesías fantásticas, no sólo íntimistas, sino lo que dedicas a esos grandes de siempre y en verso. Además de las frases que no puedes parar de leerlas cuando empiezas, ufff.

    Pues me quedo en todos por los que pasaré regularmente y me he enamorado del blog de tu madre, es maravilloso. Ya le voy a poner unas letras a ella también:)

    Un grna abrazo Silvia

    ResponderEliminar
  3. Silvia, me alegro que estemos en contacto a trevés de esto maravilloso que es internet. HAce bastantae tiempo ya que en mi país (argentina), como tal vez en muchos lugares del mundo, los ecritores no disponemos de espacios para publicar y mostrar lo que hacemos. Para lograr que cada palabra plasmada con esfuerzo y dedicación, cumpla su veraddera función: hacer que otros la tomen como propia y la regeneren, dentro de su alama, y que dse esa manera entonces, se proplongue y sirva a muchos.
    Saludos cordiales desde aquí, Rosario, Argentina.

    ResponderEliminar